sábado, 22 de julio de 2017

Cómo preparar deliciosas Berenjenas de Almagro con su aliño

Como cada sábado hemos bajado al pueblo para hacer la compra semanal. Antes de ir al super siempre voy a mi puesto habitual de frutas y hortalizas. En el mercadillo ponen tres o cuatro pero ninguno es como éste. En la calidad de los productos que ofrecen y en el trato que dan al cliente. 
Yo compro en este puesto porque me ofrece todas las garantías. Si ellos me dicen que algo está bueno, lo está. Sin duda. Y cuando está regular también te lo dicen. Quizás por eso, por su buen hacer, es terrible esperar las interminables con clientes a la espera de ser atendidos. Porque igual que yo, tienen muchos clientes que les son fieles y que preferimos tener que esperar en su puesto pero tener a cambio un producto de calidad y ser atendidos con la amabilidad y el agrado con los que ellos lo hacen.

Su clientela está compuesta por gente como yo, a la que le gusta comprar siempre en los mismos sitios. Sí, tengo mis lealtades en este aspecto porque a la hora de comprar me funciona muy bien. Ellos te conocen, saben tus gustos y te ofrecen aunque tú no lo pidas, los productos que esa semana están en sazón o especialmente buenos. Nada que ver con el trato impersonal de un gran supermercado!!
Y por supuesto, en nada se parecen las frutas y hortalizas que exponen en su puesto con las de las grandes superficies.
Aquí se pueden encontrar tomates "de verdad". Me encantan!! Ni perfectos, ni iguales como clones unos a otros... Fijaos en estos que había hoy en el puesto. Maravillosos, eh! Aquí te dan a probar el melón antes de comprarlo y la fruta huele a fruta!!
Hoy me he traído tres quilos y medio de unos tomates Raf de lujo para hacer los gazpachos de la semana. La calidad que encuentro en este puesto jamás me la ofrece uno de esos hiper dónde la fruta y la verdura parece de diseño. Preciosa, eso sí. Pero dura como una piedra y sin sabor alguno!
Esta mañana al bajar iba pensando si habría berenjenas de Almagro. Hace varias semanas que no las traían así que me he llevado una gran alegría al verlas hoy expuestas en una caja.

Quería traerme tres o cuatro kilos pero que fueran todas de tamaño parecido para que la cocción fuera homogénea. Es lo que tiene comprar en sitios así, que te atienden de maravilla.
La chica  que veis de camiseta naranja me las ha escogido estupendamente, todas parejas.
Como os decía este es el puesto de verdura dónde me abastezco de todas las hortalizas que van a mis cazuelas. Me encanta!! No solo el producto que ofrecen a sus clientes si no ellos!! Son una familia, dos hermanos y la madre son los "fijos", los nietos y nietas van cambiando de un sábado a otro.
Admiro a esta señora, con más de ochenta años a cuestas y ahí sigue, al pie del cañón!! Está estupenda. Con una fuerza y trabajando de un modo que me asombra...qué linda es esta mujer!!
Bueno, vamos a las berenjenas de Almagro que es la receta que nos ocupa hoy.
La verdad es que no es fácil encontrarlas. Son productos estacionales que hay que aprovechar a consumirlos cuando están en el mercado. En el caso de esta berenjena empiezan a venderse en julio y hasta octubre están cosechándose.. Ya sabéis que la Berenjena de Almagro (Ciudad Real) tiene Denominación de Origen Protegida
Las berenjenas de Almagro solo tienen una pega y es que tienen que prepararse inmediatamente de comprarlas. Se deshidratan enseguida y se ennegrecen. Así que tras la comida me he puesto a prepararlas sin tardanza.
Lo primero, lavarlas a conciencia y escurrirlas. No suelo hacerlo pero esta vez una vez limpias y según iba quitándoles un poco de rabillo y de la punta de los cálices las he dejado en agua con unas ramillas de perejil por probar si se ennegrecían menos.

A continuación cortadlas un poquito el rabillo. No del todo porque incluso de la piel me como algunas partes.
Ahora las herviremos en agua con un generoso puñado de sal y un buen chorro de vinagre durante unos 15/20 minutos. Dependerá del tamaño que tengan. Cuando las he comprado algo más pequeñas con 15 minutos han bastado.
A las berenjenas les pasa como a las alcachofas, que se ennegrecen así que al hervirlas es mejor que queden totalmente sumergidas en el agua de cocción. Para ello basta poner un plato sobre las berenjenas y un poco de peso encima para que el plato no las permita flotar sobre el agua.
Mientras se cuecen iremos preparando el aliño. que tiene los siguientes ingredientes (para 3 kilos de berenjenas). Perdonad el bote de pimienta que se ha colado en la foto :-)

sal gorda
- 6/7 dientes de ajo
- Pimentón de la Vera dulce (2 cucharadas colmadas)
- Pimentón de la Vera picante (1/2 cucharada)
- Orégano (2 cucharada colmada)
- Cominos (1 cucharada colmada)
- Vinagre de vino blanco (2 vasos o al gusto, a mí no me gustan demasiado avinagradas) 
- Agua (6 vasos de agua) 
- 1 vaso de aceite de oliva virgen extra (de los de caña, escaso) Opcional. Yo prefiero no usarlo pero si se prefiere un aliño con algo más de "cuerpo" puede incorporarse.

En un mortero machacamos los dientes de ajo con un poco de salAgregamos un vaso de agua. Reservamos.
En otro mortero machacamos los cominos, agregamos el resto de especias y el agua después de haber colado los ajos machacados.
Removemos bien el conjunto y lo echamos en un recipiente amplio dónde nos quepa el aliño.
A esta mezcla de especias añadiremos el vinagre, el agua y el aceite (si decidimos usarlo) y mezclaremos bien.
En este momento deberíamos probar el aliño. Si nos gusta más fuerte agregaremos vinagre y si nos gusta más flojito aún (con esta cantidad de vinagre no salen demasiado fuertes) añadiremos algo de agua.
También rectificaremos el punto de sal.
La cantidad de aliño que debemos preparar deberá cubrir totalmente las berenjenas así que tendrá que ser bastante para estos tres kilos. Esto es imprescindible!!
A estas alturas ya tendremos las berenjenas bastante atemperadas. Hay que dejarlas enfríar bastante en el mismo agua de cocción. 
Pasado este tiempo las sacaremos del agua  y las pondremos en una olla bien amplia (o dónde tengamos pensado dejarlas macerar durante unos días).
Cubriremos las berenjenas con el aliño y removeremos bien tratando de no romperlas.
Yo espero tres o cuatro días para empezar a tomarlas. A partir del cuarto ya están buenas pero según pasan los días están más buenas aún!!
Debemos acordarnos de removerlas unas cuantas veces cada día. Ahondar con una cuchara el fondo para que el pimentón que suele depositarse abajo se vuelva a mezclar con el resto de líquido e vaya impregnando las berenjenas de más arriba.
Y eso es todo...A partir de aquí pueden conservarse totalmente cubiertas por aliño en frascos en el frigorífico o en un sitio que no sea demasiado caliente. Aguanta muy bien durante semanas porque al llevar vinagre se conservan sin problema.
Pero no os preocupéis de la conservación. Están tan deliciosas que...os aseguro que terminaréis con ellas antes de lo que pensáis.
Feliz fin de semana.
María.

5 comentarios:

  1. ¡Muchas gracias por la receta! la haré : ). En qué pueblo está ese mercadillo? Un descubrimiento este blog, me lo guardo. gracias de nuevo.
    Su.

    ResponderEliminar
  2. Es un pueblo de la Sierra Oeste de Madrid, Su. Si me escribes un correo por el otro blog, el de jardinería, te digo qué pueblo es exactamente. Decir dónde vivo no me gusta demasiado por Internet públicamente. Espero que lo entiendas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Anda, claro que lo entiendo, perdona la indiscreción! Claro que lo entiendo!
    Gracias de nuevo : )

    ResponderEliminar
  4. Qué ricas! Las hago parecidas pero sin ese aliño tan sabroso que voy a probar. Saludos y gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  5. un placer el haberte hallado.todo un arte el de la berenjenas y tus fotos

    ResponderEliminar

¿Quieres comentar o preguntarme algo? Responderé en la medida en que mi tiempo me lo permita, lo antes posible.